Adiós.

 

Conocí a Enrique Morente la primera vez que actuó en el Primavera Sound. Mi hermano Maxi y yo nos acercamos a saludarle al finalizar su concierto y estuvimos un buen rato charlando. Mi madre es de un pueblecito de cerca de Granada y resultó que teníamos algunos amigos comunes. Enseguida congeniamos. Se le veía una persona sencilla, apasionada por la música y con mucha curiosidad por las bandas que actuaban en el festival. Me sorprendió su tono de voz,  suave y muy agradable le hacía parecer aún más cercano. Tenía el carisma de los auténticamente grandes, aquellos que lo son y no necesitan de la apariencia.
Tiempo después volvió a contactar con mi hermano. Había escuchado unas cuantas producciones suyas y quería que se viesen en Granada para hablar de un proyecto que tenía en mente, quería musicar unos poemas de Picasso y buscaba experimentar con algunos sonidos. La desgracia quiso que Maxi sufriese un aparatoso accidente de moto que le obligó a estar en cama unos meses. Me sorprendió que Enrique no solo se interesó varias veces por su estado personalmente, sino que además aplazó la grabación a la espera de que se recuperase. El disco lo terminaron grabando meses más tarde y el contacto  siguió manteniéndose. Siempre que volvía a Barcelona nos reservaba unas butacas para que fuésemos a verle.
Esta tarde me enterado de la muerte de Enrique Morente, quizás el músico español más importante de las últimas décadas, pero también una de las personas más exquisitas y sorprendentes que he tenido el placer de conocer dentro de este mundillo.
Cuentan que sus amigos lanzaban guijarros por la noche a la ventana de su carmen del Albaicín y que él se escapaba silencioso para irse a echar unos cantes. Seguro que esta noche cientos de guijarros retumabarán en sus cristales.
Descansa en paz, Maestro.

Gabi

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Adiós.

  1. cetina dijo:

    Dos veces pude verle en concierto y si llego a enterarme de que venía al Molino también hubiese ido a verle. Pocas veces se da esta combinación de talento y espíritu de experimentación. Con “Omega” toda una generación de rockeros descubrimos el flamenco y aprendimos a apreciarlo. Solo por eso ya merece estar entre los más grandes.

    http://cetina-2.blogspot.com

  2. esthermdp dijo:

    Todavía se me pone la piel de gallina al recordar el último concierto en el PS.
    Triste noticia. uf!

  3. dabit dijo:

    Omega es y será un disco único y mágico. Me quedo con eso, con el concierto de 2008 en el Primavera Sound y con esa humildad que le hacía presentarse muchas veces como “el padre de Estrella”. Adios Maestro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s