New York (part IV)

Me estreno con una entrada en el blog del festival más que nada para hacer bajar la primera entrada, ésa en la que aparece una foto de servidor junto a Alex, un amigo canadiense manager de grupos como Duchess Says o Les George Leningrad al que me encuentro por todos esos festivales a los que acudo cada año.

Intentaré resumir la semana en la que hemos asistido al festival CMJ, a pesar de que Gabi ya os ha ido contando muchas de las cosas que podría narraros ahora.

La primera sensación que tengo después de una semana en NYC es la de la decepción. Creo que este ha sido el festival de este tipo del que menos jugo he sacado en los 5 ó 6 años que llevo moviéndome por estos eventos. De todos modos intentaré hacer un resumen de cosas interesantes que he visto estos días en las salas de Manhattan y Brooklyn.

Creo que no voy a ser capaz de hacerlo por orden cronológico, así que esto será un poco un batiburrillo de recuerdos. Para empezar no puedo dejar de mencionar (a pesar de ser un grupo que he visto varias veces y que ya han tocado en el Primavera Sound) el extraordinario show de Titus Andronicus que presenciamos el sábado. Creo que mi fiesta de cumpleaños perfecta sería en la que tocaran estos tipos, contagian en cuestión de segundos la alegría y la furia que llevan dentro a todos los asistentes a uno de sus bolos, increíble.

En el apartado más electrónico destacaría la actuación del freak de Baths, electrónica de esa que sabe a indie pero muy bien resuelta en directo y poder comprobar por fin como se las gasta Gold Panda, a pesar de los problemas de sonido el set se resolvió con un aprobado alto. Uno que podríamos incluir en este apartado por sus trabajos anteriores es Mathew Dear, pero su elegante show se basó en material más reciente, más centrado en temas pausados con bases pero en el que las guitarras y teclados de sonido orgánico son los que mandan. Otros artistas que no pueden ser catalogados de electrónicos 100% y ofrecieron buenas actuaciones podrían ser Tanlines (a pesar de que todo el rato te parece estar escuchando una versión para esta década de New Order) y Small Black, más bailables de lo esperado.

Gabi comentaba lo mucho que nos gustaron Suuns, art rock tocando muchos palos y con un directo impecable, en el lado opuesto estilísticamente podríamos situar a Ty Segall, aunque no pudimos ver el bolo entero la cosa estaba candente, mucha actitud y una versión demoledora del “Paranoid” de Black Sabbath incluida.

A un pequeño antro en la calle Delancey acudimos a comprobar si lo que se escucha en los discos de Dominant Legs es trasladado con pericia al escenario, pero finalmente presenciamos un corto concierto de Ryan en solitario ya que la banda no pudo llegar a la sala. Bonito pero no lo que esperábamos. Tras ellos aparecieron los italianos A Classic Education, que juegan en unas coordenadas similares a Dominant Legs (ecos de Pale Fountains, Felt y otros tesoros ocultos de los 80). La cosa promete pero el directo aún está un poco verde.

Vimos más cosas, claro, algunas las podréis ver en el próximo Primavera Club así que os dejo a vosotros las opiniones cuando los degusteis. Otros directamente no nos gustaron o nos parecieron del montón, pero prefiero no dar nombres que queda feo.

Simplemente añadir que para mí el momento del festival fue la aparición semi sorpresa (el rumor había corrido en las horas anteriores por twitter y facebook y una hora antes de su aparición la llegada de numeroso público más cercano a una fiesta con botellas de Cristal y hoes que a un evento con los últimos hypes del indie pop ya dejaba claro que algo se cocía) de uno de los pesos pesados del hip hop, Kanye West. Aprovechando el tercer aniversario de Fool´s Gold, el sello de su dj A-Trak, West aparecía en escena a eso de las 2 de la mañana para delirio de las 600 personas que abarrotaban el Brooklyn Bowl. Lejos de sus recientes y lujosas apariciones en los MTV Awards o Saturday Night Live, el rapper hizo un espartano mini set de cinco temas acompañado de A-Trak. Sólo nuevos temas, comenzando con ese pedazo de hit que es “Runaway” y siguiendo con otros de sus recientes pepinazos, entre ellos “Power” y “Monster”. Un verdadero placer ver a alguien de su talla en un sitio tan pequeño la verdad.

Coco

Esta entrada fue publicada en San Miguel Primavera Sound 2011 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s